jueves, 18 de enero de 2018

EL PROBLEMA DE LOS RESIDUOS PLÁSTICOS EN EL MAR.

Cuando hace décadas surgieron los productos plásticos derivados del petroleo, la humanidad dio un paso tecnológico notable por la gran variedad de aplicaciones posibles de estos productos, fundamentalmente en la industria alimentaria.

Su uso se ha ido extendiendo paulatinamente y su coste se ha ido reduciendo tan notablemente hasta transformarse en producto de un solo uso. Hasta ahí su parte positiva: productos limpio, ligeros, higiénicos y baratos.

Con el paso del tiempo se ha visto su lado más negativo: su escasa biodegradabilidad. Han de transcurrir muchos años para que estos productos se degraden, afectando a ecosistemas muy sensibles como el mar.

Es común hoy día pasear por una playa y ver residuos plásticos tales como bolsas, botellas, etc. Más allá de su carácter antiestético existe otro problema más grave, al degradarse el plástico en pequeñas partículas sirve de alimento a los peces entrando por tanto en la cadena trófica.

Para hacer frente a este problema, lugares turísticos tan emblemáticos y pioneros como Baleares están legislando para que a corto plazo se limite el uso y se aumente el reciclaje de estos productos plásticos. Estas iniciativas serán seguidas por otras comunidades dando como resultado una mayor calidad del agua del mar, en especial el Mediterráneo, que en los últimos tiempos se ha convertido en un basurero. La masificación la utilización sin control de estos productos y la poca concienciación ciudadana han contribuido a convertirlo en un problema mundial que nos afectará a todos a corto plazo.

José Manuel.
Publicar un comentario