jueves, 26 de octubre de 2017

¿BOICOT A LOS PRODUCTOS CATALANES?

En primer lugar nos deberíamos preguntar porqué hay un sentimiento de hacer daño a la economía catalana pues, en definitiva, a quien se quiere perjudicar con boicots de este tipo es al conjunto de la sociedad de esta autonomía. Pero, ¿es esta autonomía merecedora de castigo alguno? Debemos plantearnos de a quien y a quienes nos referimos cuando hablamos de autonomía catalana. Esta región está compuesta fundamentalmente por los trabajadores que mantienen vivo el campo empresarial, por lo que deducimos que si se perjudica la economía catalana estamos atacando la clase obrera de un país, pues la cadena empresarial (los productos no son todos catalanes) revierte con el llamado efecto boomerang a todo el Estado.

Este efecto boomerang al boicot a los productos catalanes es un hecho constatado en algunas Autonomías, particularmente en la extremeña. La materia prima de muchas marcas catalanas procede de otras regiones de España que se van a ver afectadas si la situación continúa.

Siempre hablamos de las empresas y su repercusión en la bajada de ventas, pero no olvidemos que tras esas empresas hay miles de trabajadores que son en último lugar los principales perjudicados. 
No hagamos pagar a los más necesitados las consecuencias de la ineptitud de los gobernantes. NO rotundo al boicot, pese a ser un opositor a la segregación de Cataluña.

En resumen el boicot a Cataluña es malo para los trabajadores de las empresas y también para las empresas en general. El boicot a los productos catalanes y la fuga de empresas afecta directamente a la sociedad española y a los trabajadores.

Julián, José Manuel, Ezequiel e Ignacio.
Publicar un comentario